En el área de Psicología de FiberSalud aplicamos la técnica Tomatis para recuperar el equilibrio físico, mental y emocional y al mismo tiempo corregir los bloqueos existentes

La Técnica Tomatis o Psico-Audio-fonología, toma el nombre del otorrinolaringólogo francés Alfred Tomatis, es una terapia de estimulación neurosensorial. Está comprobado que nuestro cerebro puede dejar pasar o no una serie de estímulos a nuestra conciencia y que la anulación de ciertas frecuencias sónicas puede llegar a generar ciertos problemas.

Se sabe, también, que las ondas sonoras afectan al cuerpo de diferentes maneras dependiendo de sus frecuencias:

  • Vibraciones de baja frecuencia (función vestibular): afectan al cuerpo, control del equilibrio, coordinación corporal.
  • Vibraciones de frecuencia media: análisis de sonidos, favorece el lenguaje y la comunicación.
  • Vibraciones de alta frecuencia (función energética): transforman los sonidos en energía neuronal encaminada a alimentar el cerebro, afectan las operaciones mentales y psicológicas.
psicología huesca tomatis

Con el fin de poder intervenir sobre estas funciones, el Doctor Tomatis creó un instrumento, al que bautizó como “Oído Electrónico” (complejo simulador electrónico del oído humano), que permite la reactivación de las frecuencias dañadas o perdidas y conseguir así el equilibrio físico, mental y emocional y al mismo tiempo corregir los bloqueos existentes.

La ESCUCHA es un parámetro neurológico y nos estamos refiriendo a la habilidad de seleccionar los sonidos que nos interesan de entre todos los que llegan al oído. Podríamos decir que es un acto voluntario, activo que permite escoger los sonidos que deseamos percibir.

La distorsión de la función de ESCUCHA hará que se perciban todos los sonidos de manera deformada. Habrá que realizar grandes esfuerzos para entender, comprender y descodificar los mensajes transmitidos.

EL OÍDO ELECTRÓNICO:

  • Ofrece la posibilidad de reeducar la ESCUCHA y así despertar el deseo de comunicar, entregando un considerable aporte energético al cerebro.
  • Emite principalmente sonidos filtrados, en unas frecuencias y parámetros determinados que permiten la estimulación del cerebro y ayudan a la maduración global del sistema nervioso.
  • Durante las sesiones de escucha, la música filtrada que pasa a través de unos auriculares especiales, estimula las vías sensorio-neurales desde el oído hasta la corteza cerebral.

Desde un punto de vista neuropsicológico, el Dr. Tomatis demostró que esta estimulación trabaja corrigiendo las conexiones sensorio-neurales inmaduras o que no se desarrollaron correctamente. Así se ven afectadas directamente las funciones de atención, velocidad de procesamiento de la información y tiempo de reacción.

Previamente a la aplicación del método, se realiza un estudio clínico (test de escucha y visita) que proporciona información sobre los bloqueos existentes, estado emocional y algunos datos del estado físico y mental de la persona. En función de los resultados obtenidos se programa el tratamiento a seguir.

El Método Tomatis, consta de diferentes fases, dependiendo de cada caso y de la evolución de cada persona. Las fases están formadas por lo que denominamos “Sesiones de Escucha” y la duración media del tratamiento suele ser de unas 3 o 4 fases.

Todo este proceso va acompañado de un trabajo terapéutico que nos permite valorar y revisar la evolución de la persona.

Campos de aplicación del método Tomatis:

Embarazo y preparación al parto.
Alteraciones del Estado de ánimo (estrés, ansiedad, depresión, baja autoestima…).
Dificultades Escolares y de aprendizaje (atención, concentración, memoria, retención de la información…).
Dificultades motoras y de integración sensorial (control del equilibrio, coordinación corporal, ritmo, hiperactividad, hipotonicidad…).

Dificultades del habla.
Dislexia (lectura-escritura).
Problemas afectivos (celos, pesadillas, adaptación escolar…).
Problemas psicosomáticos.
Retraso madurativo.
Integración de Lenguas Extranjeras.
Voz, música y canto.

Hoy día se sabe que el oído humano es una verdadera dínamo para el cerebro y que entrega más del 90% de la energía necesaria para mantenerse en estado de vigilia. Sin embargo, para que esto ocurra es indispensable proveer al oído de estimulaciones continuas a través del sonido, la música y el movimiento.